“por un medio ambiente en equilibrio…”

AMENAZA ALIMENTARIA Y AMBIENTAL Emergencia contra las langostas: la peor plaga en décadas se expande por África La sequía y las altas temperaturas facilitan la proliferación de insectos en migración hacia zonas con vegetación y plantaciones de vital importancia para los humanos y la fauna Somalia declara la situación de “emergencia nacional” mientras la FAO busca ayuda internacional para hacer frente a la crisis

10/11/2020

Langostas del desierto en Nasuulu, Kenia, una de las zonas afectadas por la plaga, en una imagen del 1 de febrer (Ben Curtis – Ben Curtis / AP)

 | 

“Una amenaza sumamente alarmante”. Esta la expresión literal utilizada por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para referirse, en una nota publicada el 29 de enero, a la expansión en la plaga de langostas del desierto en varias regiones y países del nordeste de África (en especial, en el denominado Cuerno de África, ver en La Vanguardia ).

El gobierno de Somalia declaró el domingo 2 de febrero la situación de emergencia nacional a causa de una plaga de proporciones desconocidas en este país en los últimos 25 años.

La plaga destruye las plantaciones y el resto de vegetación silvestre, provocando daños al conjunto de los ecosistemas (Ben Curtis / AP)

”Debemos dedicar nuestros mayores esfuerzos a proteger la seguridad alimentaria y los medios de vida del pueblo somalí. Si no actuamos ahora, nos arriesgamos a una grave crisis alimentaria que bajo ninguna circunstancia nos podemos permitir”, señaló este domingo al anunciar la decisión el ministro de Agricultura somalí, Said Hussein.

El reconocimiento de la plaga como situación de emergencia nacional busca que se concentren e incrementen los medios de lucha disponibles, pero también que Somalia consiga financiación adicional para luchar contra el problema.

Países más afectados

Las regiones más afectadas por la expansión de la langosta del desierto se encuentran en Somalia Etiopía y Kenia

La actualización semanal de la FAOindica que la situación actual se vería agravada por la reproducción de nuevos insectos que produciría más infestaciones de langostas en Etiopía, Kenya y Somalia. “Uganda y Sudán del Sur están en peligro, y existe también preocupación por la formación de nuevos enjambres de langostas en Arabia Saudita, Eritrea, Sudán y Yemen”, alerta la FAO.

”Las nubes de langostas han comenzado a poner huevos y otra generación de crías aumentará el número de insectos”, advirtió Keith Cressman, Oficial Superior de la FAO para la previsión de la langosta. “Hay que hacer esfuerzos urgentes -añadió- para impedir que se incrementen, a fin de proteger los medios de subsistencia de los agricultores y ganaderos”.

Se trata del peor brote de langosta del desierto que ha experimentado la región en décadas. Decenas de miles de hectáreas de tierras de cultivo y pastos han resultado dañadas en Etiopía, Kenya y Somalia, con consecuencias potencialmente graves en una región en la que 11,9 millones de personas padecen ya inseguridad alimentaria, indica con preocupación esta agencia de Naciones Unidas.

Los tratamientos químicos no han podido controlar la expansión de la plaga de langostas del desierto en el este de África (Ben Curtis / AP)

Para tener una idea del impacto de esta plaga, la propia FAO recuerda que “el potencial de destrucción es enorme porque un enjambre de langostas que cubre 1 km2 puede comer la misma cantidad de alimentos en un día que 35 000 personas”.

En Kenya, enjambres en insectos inmaduros se están desplazando por las zonas septentrional y central y hasta ahora han invadido 13 condados. Algunos de ellos han empezado a poner huevos que eclosionarán a principios de febrero, por lo que se espera que se formen nuevos enjambres a principios de abril.

Hay bandadas de insectos en las zonas orientales de Etiopía y siguen desplazándose hacia el sur y el Valle del Rift, y se prevé que una nueva generación de langostas cause más daños. En Somalia hay enjambres que se están reproduciendo en el noreste, al igual que en el sur, cerca de la frontera con Kenya.

A medida que su magnitud sigue aumentando, existe ahora una grave preocupación de que el Sudán del Sur y Uganda estén amenazados, porque algunos enjambres de Kenya están a sólo 200 km de las fronteras con sus vecinos.

NIños tratando de alejar las langostas de los cultivos familiares, en Katitika Kenya el 24 de enero (Ben Curtis / AP)

La FAO trabaja ya en estrecha colaboración con los gobiernos y sus asociados, apoyando las operaciones de control e iniciando esfuerzos para salvaguardar los medios de vida y ayudar a la recuperación a largo plazo de los afectados.

Sin embargo, se necesitan urgentemente operaciones intensivas de control terrestre y aéreo para detectar y reducir el número de langostas antes de que se propaguen más.

La FAO necesita 70 millones de dólares EEUU para apoyar las operaciones de control y medidas urgentes para proteger los medios de subsistencia y evitar el deterioro de la situación de la seguridad alimentaria.

El jueves 6 de febrero la FAO llevará a cabo en Roma una nueva sesión informativa para actualizar datos y tratar de sumar aportaciones económicas internacionales para hacer frente a la situación.

Camino por el desierto

Los insectos llegaron África oriental hace unos seis meses procedentes del sur de la Península Arábiga, recuerdan los expertos de la FAO. “Irrumpieron por el noreste de Etiopía y el noroeste de Somalia y, a finales del año pasado, ya se había extendido por Kenia y otras naciones de la zona, como partes de Sudán y Uganda”.

Países como Kenia y Etiopía están llevando a cabo fumigaciones aéreas, pero esta técnica está siendo más difícil de implementar en Somalia debido a la situación de inseguridad.

En este país hay amplias áreas rurales del centro y sureste del fuera del control del Gobierno Federal somalí a causa de la insurgencia yihadista.

La plaga podría multiplicarse por 500 a medida que avanza el año, según estimaciones de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con enjambres capaces de destruir a diario cultivos suficientes para alimentar a 2.500 personas durante un año.

Ejemplar adulto de langosta del desierto en Somalia (EP)

Los expertos estiman que las langostas son capaces de viajar unos 150 kilómetros al día y de destruir al menos 200 toneladas de vegetación; en una región en la que más de 19 millones de personas ya viven en riesgo de hambruna, según los últimos datos del Grupo de Trabajo Sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición (FSNWG).

Si esta plaga consigue perturbar las próximas cosechas, previstas para marzo, se espera que aumente significativamente el riesgo de hambruna en el Cuerno de África; región que comenzaba a recuperarse tras varios años de sequías y recientes inundaciones en Etiopía, Somalia y Sudán, entre otros países.

Un insecto muy prolífico

La langosta del desierto (Schistocerca gregaria). Como recuerdan los manuales naturalistas, la langosta del desierto es una especie de ortóptero celífero cuyas plagas han dañado la producción agrícola de África, Oriente Medio y Asia durante siglos.

Como su nombre científico indica eta especie del género Schistocerca destaca por su capacidad gregaria, con una habilidad especial para crear enjambres que facilitan su rápida reproducción (sis individuos pueden tener cinco generaciones consecutivas en un año).

Oxfam recuerda el largo periodo de sequía

La directora de Oxfam para la región, Lydia Zigomo, ha advertido de que la sucesión de sequías e inundaciones ha afectado gravemente a la seguridad alimentaria, lo que ha dejado ya a 25,5 millones de personas en situación de desnutrición.

Plaga de langostas en Katitika, Kenya, el 24 de enero (Ben Curtis / AP)

Zigomo ha llamado a tomar medidas “rápidamente” para salvar en la medida de lo posible la próxima temporada de cosecha, entre marzo y julio. La responsable de la ONG ha citado el caso de Etiopía, que vive desde 2015 en una “continua sequía” y que recientemente ha sufrido también el impacto de las inundaciones.

Los expertos estiman que las langostas han destruido desde noviembre cientos de kilómetros cuadrados de vegetación en las regiones de Amhara y Tigray. “El ciclón de principios de diciembre aumentó la presencia de langostas. Las autoridades locales están respondiendo a la situación, pero necesitan más ayuda”, ha subrayado Zigomo.

Más información en la web de la FAO (en español)

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos…

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.