Cuba: Los Toros de Camagüey

Fotos del autor

Por Alejo Irigoyen

Cuba, la bella Isla, tiene cosas y gentes muy especiales. Playa La Boca, de la provincia de Camagüey, tiene personas y tiburones de otro planeta. Hace 27 años existe un vínculo entre un grupo de buceadores cubanos y tiburones Toros. Los primeros verdaderos expertos del medio marino y comportamiento animal.

Los segundos son verdaderas bestias del mar, depredadores topes de los ecosistemas marinos cálidos alrededor del globo. También son considerados una de las especies más peligrosas para el hombre por los ataques que realizan a bañistas y surfers, principalmente en Brasil y Australia. En playa la Boca se portan bien y desde hace tiempo.

 

Que se porten bien no significa que sean dóciles, los buzos que realizan la actividad de acercarse y alimentarlos manejan sutilezas, algunas imperceptibles, que tienen que ver con la forma de alimentarlos, como acercarse y que movimientos hacer (y sobre todos cuales no) según la actitud y comportamiento de los tiburones a cada momento. En este punto esta una de las cosas más increíbles de la experiencia del buceo con tiburones, en ver la maestría de los guías en llevar adelante su tarea.

Además, claro, la experiencia de contemplar estas verdaderas maravillas naturales en su hábitat es indescriptible.

A 5 minutos de playa la boca, en el canal de la Bahía de Nuevitas, se encuentra desde 1905 hundido el buque Ingles Nuevo Mortero. Se ubica a pocos metros de la costa sobre una pendiente que va desde los 5 a los 25 de profundidad. Este es el sitio donde empezó todo y hasta el día de hoy se bucea con tiburones.

 

El buceo se realiza en el momento de cambio de marea cuando se detiene la corriente por unos minutos. Se desciende desde la orilla y al llegar sobre la profundidad máxima de buceo se produce el encuentro con los tiburones en un entorno natural increíble. Decenas de especies distintas de peces, corales y esponjas enmarcan la experiencia. Los imponentes tiburones sin duda dejan en la mayoría de los visitantes grabado en sus retinas imágenes y recuerdos de sensaciones únicas.

El tiburón Toro

Se registraron edades de hasta de 20 años en esta especie que llega a los 340 cm de largo y que presenta un cuerpo notablemente robusto. Si bien no se considera una especie amenazada, su baja fecundidad, en promedio 7 crías por hembra cada dos años y crecimiento lento las convierten en especies sensibles como a la mayoría de los tiburones. Es blanco de pesquerías deportivas y comerciales y también es capturado como especie acompañante de diversas pesquerías. La mayor demanda actual de la especie es por sus aletas como ocurre con la mayoría de los tiburones.

Los complejos patrones migratorios y entre áreas durante el ciclo de vida exponen a esta como a otras especies de tiburones a los efectos del deterioro costeros y de hábitats a causa del hombre. Tiene una dieta diversa que va desde tortugas y delfines hasta pequeños peces y crustáceos. Es quizás la especie de tiburón que más incursiona en estuarios y ríos dada la tolerancia que presenta grandes cambios de salinidad.

El buceo con tiburones en el mundo

El buceo con tiburones está en franco crecimiento en todo el mundo. Desde el buceo con tiburones blancos en jaulas que requieren una gran logística hasta buceos sin protección alguna principalmente con tiburones toro, tiburón limón, aleta negra y hasta martillos. También existe el snorkeling con los dóciles tiburones gata. La actividad representa para muchas localidades costeras fuentes de ingresos muy importantes.
Por ejemplo, y para dimensionar la relevancia que esta actividad llega a tener, en Palau los ingresos derivados de la actividad representan el 8 % de la economía total del país.

Solo considerando los ingresos por venta de carnada para atraer a los tiburones para los pescadores la población sana de tiburones les representa significativamente más ingresos que lo que podría ser la pesca de tiburones.

Interrogantes

Surgen muchos interrogantes sobre la actividad y sobre el cuidado de la misma como recurso y quienes la practican. ¿Qué efecto puede tener la habituación de los tiburones a los buzos y la alimentación que reciben de los mismos? ¿Pueden incrementarse los riesgos a medida que se habitúan? ¿Pueda la habituación en un sitio de buceo favorecer la llegada de tiburones a zonas playas de recreación? ¿Pueda cambiar la historia de vida de los tiburones afectando el normal funcionamiento del ecosistema? ¿Cuantos tiburones participan de la actividad y que proporción de la población representan? ¿El proceso de habituación se da solo en algunos ejemplares? Sin duda el buceo con tiburones es una gran oportunidad de conservación de tiburones y sensibilizar personas profundamente con la conservación marina.

También es una fuente única e irremplazable de ingresos para las comunidades costeras de muchos sitios. Sin duda el desafío está en realizar un manejo adecuado y sustentable. Sobre los secretos de cómo hacerlo de manera adecuada el conocimiento y experiencia de los pescadores y buzos locales es clave.

*Centro para el Estudio de Sistemas Marinos (CESIMAR), Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CCT CENPAT–CONICET). Boulevard Brown 2915, (U9120ACD) Puerto Madryn, Chubut, Argentina.
http://www.cenpat-conicet.gob.ar/cesimar/
https://www.facebook.com/ProyectoArrecife-236632783083170/

Publicado en Artículos.