Los hallazgos, publicados en la revista Nature, brindan una mayor comprensión de las placas tectónicas, que son el origen de muchos fenómenos naturales en todo el mundo, como terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas.

El autor principal, Matthew Agius, con un posdoctorado en la Universidad de Southampton, dijo: “Esta fue una misión memorable que nos llevó un total de 10 semanas en el mar, en medio del Océano Atlántico. Los increíbles resultados arrojan nueva luz sobre nuestra comprensión de cómo el interior de la Tierra está conectado con la tectónica de placas, gracias a observaciones nunca antes vistas”.

La Dra. Kate Rychert, el Dr. Nick Harmon de la Universidad de Southampton y el Profesor Mike Kendall de la Universidad de Oxford llevaron a cabo el experimento y fueron los principales científicos en los cruceros realizados. “Hay una distancia cada vez mayor entre América del Norte y Europa, y no está impulsada por diferencias políticas o filosóficas, ¡es causada por la convección del manto!”, advirtió el Dr. Harmon.

Según Rychert, este inesperado descubrimiento tiene muchas implicaciones para nuestra comprensión de la evolución y habitabilidad de la Tierra.También demuestra la importancia de la recopilación de datos en el océano, donde hay mucho más por explorar.