“por un medio ambiente en equilibrio…”

Impulso a las exportaciones de pescado y productos de la pesca de Namibia mediante el apoyo del OIEA y la FAO

08/31/2020

21/08/2020

Una científica de Namibia prepara muestras para los análisis de inocuidad de los alimentos. (Fotografía: Institución de Normas de Namibia)

Pese al endurecimiento de los requisitos de calidad e inocuidad en los principales mercados importadores, la contribución del pescado y de los productos de la pesca a las exportaciones de Namibia sigue siendo considerable, gracias, en parte, a un robusto sistema de garantía de la inocuidad y calidad de los alimentos creado en colaboración con el OIEA y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El sistema se vale de las ciencias nucleares en los análisis de calidad de la inocuidad de los alimentos y la salubridad del agua y ha permitido que el país realice progresos considerables para llegar a ser autosuficiente en la práctica de esas pruebas.

“El sector del pescado y la acuicultura de Namibia cuenta con unos mercados nacionales, regionales e internacionales sólidos. Para llegar a esos mercados, primero necesitábamos disponer de garantías que asegurasen que nuestros productos son inocuos y cumplen los distintos requisitos reglamentarios”, explica Paloma Ellitson, Directora General de la Institución de Normas de Namibia, que depende del Ministerio de Industrialización y Comercio del país. El pescado y los productos de la pesca constituyen un cuarto de las exportaciones totales del país.

Antes de comercializar el pescado y los productos de la pesca, los países deben certificar la inocuidad de los productos que destinan a la exportación, lo que incluye certificar la ausencia de metales pesados como el plomo, el mercurio y el cadmio. La presencia de estos contaminantes inorgánicos puede ser consecuencia de actividades industriales que pueden dañar la vida marina y hacer que los productos de la pesca y la acuicultura, como el marisco, no sean seguros para el consumo humano.

“Mediante nuestro trabajo colaborativo con el OIEA y la FAO nos hemos dotado de equipos más avanzados, personal capacitado y servicios más amplios, de modo que los productos de la pesca y la acuicultura pueden analizarse y certificarse a nivel nacional, con menor tiempo de carga y descarga, y pueden trasladarse más rápidamente para satisfacer la demanda preservando la inocuidad y la calidad de nuestros productos”, explica Ellitson.

Los 1500 km de litoral del país acogen el sistema de la corriente de Benguela, una de las zonas oceánicas más productivas del mundo. Las aguas ricas en nutrientes de este vasto ecosistema de gran diversidad biológica se conjugan con formas de vida que abastecen de pescado y productos de la pesca, como merluza, caballa, cangrejos y langostas, a mercados locales e internacionales. El sector también constituye una importante fuente de empleo a escala nacional.

Reforzar la inocuidad de los alimentos

Los científicos del laboratorio de análisis de la Institución de Normas de Namibia y de otros institutos nacionales, como el organismo encargado de la mercadotecnia y el comercio de productos agrícolas y el Laboratorio Veterinario Central, han trabajado con el OIEA y la FAO durante años para crear y reforzar el sistema nacional de garantía de la inocuidad de los alimentos y la salubridad del agua. Este trabajo colaborativo, articulado principalmente por conducto del programa de cooperación técnica del OIEA, ha incluido cursos de capacitación, adquisición de equipo y de material fungible, asesoramiento por expertos y becas en laboratorios del OIEA y otros laboratorios colaboradores, así como la participación en actividades internacionales de investigación coordinadas por el OIEA.

La Institución de Normas de Namibia solía externalizar a laboratorios de otros países los análisis de detección de metales pesados en los productos de la pesca, así como otros análisis de la inocuidad de los alimentos, cuenta Ellitson, y añade que “solo teníamos una máquina por prueba. Si una se estropeaba, lo que sucedía a menudo, teníamos períodos de inactividad de hasta seis meses y había que externalizar las pruebas. Además de ser más caro, también se alargaba el tiempo necesario para certificar y expedir los productos de la pesca, lo que comportaba un mayor tiempo de almacenamiento.”

Ahora Namibia practica sus propios análisis para varias mercancías, entre ellas el pescado y los productos de la pesca. Utiliza técnicas nucleares como la espectrometría de masas con plasma acoplado por inducción y la espectrometría de absorción atómica, así como otras técnicas para detectar, medir y asegurar que los productos estén libres de contaminantes como metales pesados, residuos de determinados plaguicidas y micotoxinas. Desde 2018, el laboratorio de análisis de la Institución de Normas de Namibia ha procesado un promedio de más de 300 muestras por año procedentes de empresas de pescado y marisco. Esto ha contribuido a que las exportaciones sigan aceptándose en los mercados internacionales.

Comercio con la UE

El fortalecimiento de sus capacidades de análisis e inspección en materia de inocuidad y calidad de los alimentos permitió que el país cumpliese las normas y reglamentos necesarios para facilitar las exportaciones a la Unión Europea. En 2019, el pescado y los productos de la pesca representaron más del 30 % de las importaciones de la UE procedentes de Namibia.

Namibia figura actualmente en la lista de terceros países exportadores de pescado y productos de la pesca a la UE.  Para recibir esta designación, el país ha tenido que garantizar que sus servicios de análisis e inspección pueden cumplir de manera fiable estrictas normas de seguridad y calidad. Una parte fundamental de esa garantía es también la acreditación del laboratorio.

“Necesitamos alimentos inocuos en el mercado, y la acreditación del laboratorio es la garantía de un tercero de que los resultados de los análisis de ese laboratorio son dignos de confianza y de que los productos son inocuos”, señala Ellitson. La acreditación es un reconocimiento oficial que se recibe después de que un órgano acreditador externo evalúa y confirma la competencia técnica de un laboratorio para realizar determinados tipos de análisis y mediciones.

La acreditación del laboratorio de análisis de la Institución de Normas de Namibia para la aplicación de métodos de análisis de la inocuidad y calidad de los alimentos fue ampliada y prorrogada tras la mejora de sus capacidades con el apoyo del OIEA y la FAO. Esta acreditación se ha mantenido desde 2012, y el laboratorio sigue participando cada año, junto con otros laboratorios internacionales, en cinco programas de pruebas de competencia para garantizar que cumple eficazmente todos los aspectos de acreditación y reglamentación.

0 comentarios

Otros artículos…

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.