“por un medio ambiente en equilibrio…”

La Hora del planeta 2021 – Apagamos hoy y seguimos combatiendo el cambio climático mañana Fuente: Noticias Medio Ambiente

03/27/2021

El 27 de marzo es La Hora del Planeta. ‘El Periódico Verde’ se suma al “apagón” mundial, pero recuerda que el resto del año también hay que combatir el cambio climático.

viernes 26 marzo 2021 212 Hoy sí y mañana también Este evento denominado la Hora del planeta consiste en prescindir durante sesenta minutos de la electricidad, “desenchufarse” durante una hora con el objetivo de demostrar que es posible reducir de forma significativa el consumo de energía y de esta forma ayudar a recuperar el equilibrio de este gran ecosistema en el que vivimos llamado Tierra. La Hora del Planeta se celebra cada tercer sábado de marzo, pero el problema del cambio climático continúa y hay que enfrentarlo y luchar contra él cada día. De 20:30 a 21:30 apaguemos las luces y desenchufemos todos los aparatos eléctricos y electrónicos, pero no olvidemos que queda mucho más por hacer el resto del año.

Por eso, el Periódico Verde aporta una serie de ideas que se pueden poner en práctica y con las que es factible seguir luchando para detener, paliar y en lo posible comenzar a revertir el cambio climático, si es que pretendemos legar a las futuras generaciones un planeta con agua potable, aire puro, suelos fértiles y plantas y animales sanos. ¿Qué hacer cada día para seguir ayudando al planeta? Existen infinidad de pequeños detalles con los que es factible que el cambio realmente se produzca. Debemos ser conscientes del poder que tenemos individualmente de aportar nuestro granito de arena. La suma de muchas voluntades individuales es el verdadero motor de los grandes cambios. Es posible, si queremos hacerlo.

Qué hacer cada día para seguir ayudando al planeta? Existen infinidad de pequeños detalles con los que es factible que el cambio realmente se produzca. Debemos ser conscientes del poder que tenemos individualmente de aportar nuestro granito de arena. La suma de muchas voluntades individuales es el verdadero motor de los grandes cambios. Es posible, si queremos hacerlo.


Combatir la huella de carbono La huella de carbono es la cantidad de gases de efecto invernadero entre los que destacan el CO2 y el metano, que son liberados a la atmósfera a causa de las actividades antropogénicas. Por tanto, la huella de carbono individual depende del tipo de vida que lleva cada persona: dónde vive, cómo se traslada, qué y dónde consume, etc. El cálculo de la huella de carbono personal implica tomar en cuenta todas las actividades de cada individuo, obteniéndose una cifra estimada, ya que en la huella de carbono de cada persona influye no solo lo que hace sino también en su entorno, en el de sus familiares, amigos, compañeros de trabajo y hasta en los simples conocidos.


Para lograr reducir nuestra huella de carbono personal podemos comenzar por adquirir coches eléctricos, prescindiendo de los combustibles fósiles, electrodomésticos y bombillas energéticamente más eficientes, verificar la aislación de nuestros hogares para evitar el despilfarro de energía en acondicionamiento térmico, etc. En nuestra vida diaria gestos tales como desenchufar los aparatos que no estamos usando, tener encendidas las luces imprescindibles, andar o ir en bicicleta en vez de coger el coche para recorrer un par de calles, calentar cantidades justas de agua para preparar una infusión, son las que marcan la diferencia.

Reducir, reciclar, reparar y reutilizar Las bases de la Economía Circular se pueden aplicar a la vida diaria. Reducir implica gastar menos, pero no solo en el ámbito económico sino de forma integral: diciendo adiós a las adquisiciones superfluas y comprando solo lo necesario, tomando en cuenta las fechas de caducidad de las cosas para evitar despilfarros, compostando los restos de alimentos que no pueden volver a usarse en otras preparaciones, etc. Para reciclar contamos con la invalorable ayuda de los contenedores, pero es importante realizar una separación correcta en casa y depositar en cada uno de ellos exactamente lo que se debe: plásticos, papeles y cartones, vidrios, aceites usados, medicamentos, pilas, ropa y juguetes y restos orgánicos.

Reutilizar implica dar a un objeto un uso diferente del que tenía cuando fue fabricado. Macetas hechas con botellas o latas, un armario reconvertido en casetas de perros o gallineros o ropa antigua que se usa para confeccionar disfraces son algunas ideas que se pueden poner en práctica y que darán una segunda oportunidad a muchos objetos de seguir siendo útiles.

Muchísimos elementos se podrían reparar en vez de prescindir directamente de ellos en cuanto tienen un pequeño fallo. Hemos abandonado la costumbre de llevar los zapatos al remendón o la ropa a la costurera para que la arregle o la modernice, pero todavía estamos a tiempo de retomarla.

Inicio – Cambio Climático La Hora del planeta 2021 – Apagamos hoy y seguimos combatiendo el cambio climático mañana El 27 de marzo es La Hora del Planeta. ‘El Periódico Verde’ se suma al “apagón” mundial, pero recuerda que el resto del año también hay que combatir el cambio climático. viernes 26 marzo 2021 212 Hoy sí y mañana también Este evento denominado la Hora del planeta consiste en prescindir durante sesenta minutos de la electricidad, “desenchufarse” durante una hora con el objetivo de demostrar que es posible reducir de forma significativa el consumo de energía y de esta forma ayudar a recuperar el equilibrio de este gran ecosistema en el que vivimos llamado Tierra. La Hora del Planeta se celebra cada tercer sábado de marzo, pero el problema del cambio climático continúa y hay que enfrentarlo y luchar contra él cada día. De 20:30 a 21:30 apaguemos las luces y desenchufemos todos los aparatos eléctricos y electrónicos, pero no olvidemos que queda mucho más por hacer el resto del año. Por eso, el Periódico Verde aporta una serie de ideas que se pueden poner en práctica y con las que es factible seguir luchando para detener, paliar y en lo posible comenzar a revertir el cambio climático, si es que pretendemos legar a las futuras generaciones un planeta con agua potable, aire puro, suelos fértiles y plantas y animales sanos. ¿Qué hacer cada día para seguir ayudando al planeta? Existen infinidad de pequeños detalles con los que es factible que el cambio realmente se produzca. Debemos ser conscientes del poder que tenemos individualmente de aportar nuestro granito de arena. La suma de muchas voluntades individuales es el verdadero motor de los grandes cambios. Es posible, si queremos hacerlo. PUBLICIDAD Combatir la huella de carbono La huella de carbono es la cantidad de gases de efecto invernadero entre los que destacan el CO2 y el metano, que son liberados a la atmósfera a causa de las actividades antropogénicas. Por tanto, la huella de carbono individual depende del tipo de vida que lleva cada persona: dónde vive, cómo se traslada, qué y dónde consume, etc. El cálculo de la huella de carbono personal implica tomar en cuenta todas las actividades de cada individuo, obteniéndose una cifra estimada, ya que en la huella de carbono de cada persona influye no solo lo que hace sino también en su entorno, en el de sus familiares, amigos, compañeros de trabajo y hasta en los simples conocidos. PUBLICIDAD Para lograr reducir nuestra huella de carbono personal podemos comenzar por adquirir coches eléctricos, prescindiendo de los combustibles fósiles, electrodomésticos y bombillas energéticamente más eficientes, verificar la aislación de nuestros hogares para evitar el despilfarro de energía en acondicionamiento térmico, etc. En nuestra vida diaria gestos tales como desenchufar los aparatos que no estamos usando, tener encendidas las luces imprescindibles, andar o ir en bicicleta en vez de coger el coche para recorrer un par de calles, calentar cantidades justas de agua para preparar una infusión, son las que marcan la diferencia. PUBLICIDAD Reducir, reciclar, reparar y reutilizar Las bases de la Economía Circular se pueden aplicar a la vida diaria. Reducir implica gastar menos, pero no solo en el ámbito económico sino de forma integral: diciendo adiós a las adquisiciones superfluas y comprando solo lo necesario, tomando en cuenta las fechas de caducidad de las cosas para evitar despilfarros, compostando los restos de alimentos que no pueden volver a usarse en otras preparaciones, etc. Para reciclar contamos con la invalorable ayuda de los contenedores, pero es importante realizar una separación correcta en casa y depositar en cada uno de ellos exactamente lo que se debe: plásticos, papeles y cartones, vidrios, aceites usados, medicamentos, pilas, ropa y juguetes y restos orgánicos. Reutilizar implica dar a un objeto un uso diferente del que tenía cuando fue fabricado. Macetas hechas con botellas o latas, un armario reconvertido en casetas de perros o gallineros o ropa antigua que se usa para confeccionar disfraces son algunas ideas que se pueden poner en práctica y que darán una segunda oportunidad a muchos objetos de seguir siendo útiles. PUBLICIDAD Muchísimos elementos se podrían reparar en vez de prescindir directamente de ellos en cuanto tienen un pequeño fallo. Hemos abandonado la costumbre de llevar los zapatos al remendón o la ropa a la costurera para que la arregle o la modernice, pero todavía estamos a tiempo de retomarla. La Unión Europea está intentando imponer un sistema de Economía Circular, que se prevé se pondrá en práctica en 2030. Entre las medidas más sobresalientes está la prohibición de fabricar objetos con obsolescencia programada, la obligación de que los nuevos productos tengan repuestos y sean reparables y el combate a la propaganda falsamente “verde”.

Inicio – Cambio Climático La Hora del planeta 2021 – Apagamos hoy y seguimos combatiendo el cambio climático mañana El 27 de marzo es La Hora del Planeta. ‘El Periódico Verde’ se suma al “apagón” mundial, pero recuerda que el resto del año también hay que combatir el cambio climático. viernes 26 marzo 2021 212 Hoy sí y mañana también Este evento denominado la Hora del planeta consiste en prescindir durante sesenta minutos de la electricidad, “desenchufarse” durante una hora con el objetivo de demostrar que es posible reducir de forma significativa el consumo de energía y de esta forma ayudar a recuperar el equilibrio de este gran ecosistema en el que vivimos llamado Tierra. La Hora del Planeta se celebra cada tercer sábado de marzo, pero el problema del cambio climático continúa y hay que enfrentarlo y luchar contra él cada día. De 20:30 a 21:30 apaguemos las luces y desenchufemos todos los aparatos eléctricos y electrónicos, pero no olvidemos que queda mucho más por hacer el resto del año. Por eso, el Periódico Verde aporta una serie de ideas que se pueden poner en práctica y con las que es factible seguir luchando para detener, paliar y en lo posible comenzar a revertir el cambio climático, si es que pretendemos legar a las futuras generaciones un planeta con agua potable, aire puro, suelos fértiles y plantas y animales sanos. ¿Qué hacer cada día para seguir ayudando al planeta? Existen infinidad de pequeños detalles con los que es factible que el cambio realmente se produzca. Debemos ser conscientes del poder que tenemos individualmente de aportar nuestro granito de arena. La suma de muchas voluntades individuales es el verdadero motor de los grandes cambios. Es posible, si queremos hacerlo. PUBLICIDAD Combatir la huella de carbono La huella de carbono es la cantidad de gases de efecto invernadero entre los que destacan el CO2 y el metano, que son liberados a la atmósfera a causa de las actividades antropogénicas. Por tanto, la huella de carbono individual depende del tipo de vida que lleva cada persona: dónde vive, cómo se traslada, qué y dónde consume, etc. El cálculo de la huella de carbono personal implica tomar en cuenta todas las actividades de cada individuo, obteniéndose una cifra estimada, ya que en la huella de carbono de cada persona influye no solo lo que hace sino también en su entorno, en el de sus familiares, amigos, compañeros de trabajo y hasta en los simples conocidos. PUBLICIDAD Para lograr reducir nuestra huella de carbono personal podemos comenzar por adquirir coches eléctricos, prescindiendo de los combustibles fósiles, electrodomésticos y bombillas energéticamente más eficientes, verificar la aislación de nuestros hogares para evitar el despilfarro de energía en acondicionamiento térmico, etc. En nuestra vida diaria gestos tales como desenchufar los aparatos que no estamos usando, tener encendidas las luces imprescindibles, andar o ir en bicicleta en vez de coger el coche para recorrer un par de calles, calentar cantidades justas de agua para preparar una infusión, son las que marcan la diferencia. PUBLICIDAD Reducir, reciclar, reparar y reutilizar Las bases de la Economía Circular se pueden aplicar a la vida diaria. Reducir implica gastar menos, pero no solo en el ámbito económico sino de forma integral: diciendo adiós a las adquisiciones superfluas y comprando solo lo necesario, tomando en cuenta las fechas de caducidad de las cosas para evitar despilfarros, compostando los restos de alimentos que no pueden volver a usarse en otras preparaciones, etc. Para reciclar contamos con la invalorable ayuda de los contenedores, pero es importante realizar una separación correcta en casa y depositar en cada uno de ellos exactamente lo que se debe: plásticos, papeles y cartones, vidrios, aceites usados, medicamentos, pilas, ropa y juguetes y restos orgánicos. Reutilizar implica dar a un objeto un uso diferente del que tenía cuando fue fabricado. Macetas hechas con botellas o latas, un armario reconvertido en casetas de perros o gallineros o ropa antigua que se usa para confeccionar disfraces son algunas ideas que se pueden poner en práctica y que darán una segunda oportunidad a muchos objetos de seguir siendo útiles. PUBLICIDAD Muchísimos elementos se podrían reparar en vez de prescindir directamente de ellos en cuanto tienen un pequeño fallo. Hemos abandonado la costumbre de llevar los zapatos al remendón o la ropa a la costurera para que la arregle o la modernice, pero todavía estamos a tiempo de retomarla. La Unión Europea está intentando imponer un sistema de Economía Circular, que se prevé se pondrá en práctica en 2030. Entre las medidas más sobresalientes está la prohibición de fabricar objetos con obsolescencia programada, la obligación de que los nuevos productos tengan repuestos y sean reparables y el combate a la propaganda falsamente “verde”. PUBLICIDAD Una reflexión final Debemos seguir exigiendo a cada actor responsable de los daños que se infringen al planeta, que asuma su culpa y le ponga remedio, pero sin olvidar que cada uno de nosotros también realiza acciones que contaminan el aire, el agua y los suelos y que degradan el medio ambiente, por lo que sería bueno que comenzáramos por cambiar nosotros, para exigir que los demás también lo hagan. Es fundamental participar activamente de la Hora del Planeta, pero no solo apagando las luces durante esa hora, sino aprovechando la jornada para reflexionar acerca de las cosas que debemos hacer a partir de ese día y por el resto de nuestras vidas, si realmente queremos tener un protagonismo significativo, en el cambio que le hace falta al mundo.


Por Sandra MG para “El Periódico Verde”

Fuente: Noticias Medio Ambiente

 

0 comentarios

Otros artículos…

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Scroll Up