Estudio demuestra cómo el Cesio radiactivo de las pruebas nucleares contamina aún los alimentos

Contaminación de los alimentos por cesio radiactivo décadas después. Foto: La Vanguardia

El hecho de que el cesio radiactivo se encuentre en los alimentos después de las pruebas nucleares de mediados del siglo XX muestra que cuando los seres humanos introducen algo dañino en el medioambiente, se quedará allí durante generaciones, dijo Jim Kaste, director de Programa de Ciencias y Políticas Ambientales en el College of William and Mary.

“Que todavía podamos medir en los alimentos el 137Cs [cesio-137] de las pruebas de armas nucleares mundiales después de que hayan transcurrido 2 vidas medias es una indicación de cuán importante fue la contaminación en las décadas de 1950 y 1960”, dijo Kaste, profesor asociado de geología y autor principal del estudio sobre el tema, a Sputnik.

El estudio, publicado en la revista científica Nature Communications a fines de marzo, reveló que al menos 68 de 122 muestras distintas de miel en los estados del sureste de EEUU muestran cantidades de cesio-137.

El elemento radiactivo es una reliquia de numerosas pruebas con bombas, que fueron realizadas por EEUU en las Islas Marshall y la Unión Soviética en el archipiélago de Nueva Zembla en el Océano Ártico, que ahora es el territorio del norte de Rusia.

Kaste señaló que la lección principal es que los contaminantes que imitan a los nutrientes, como el cesio-137, que imita al potasio, pueden ser reciclados por la vegetación durante más de medio siglo en ciertas áreas debido a las propiedades del suelo.

Las abejas traen los contaminantes que están presentes en el néctar de origen vegetal a la colmena y los concentran mientras producen miel. Foto: prensa-latina.cu

“Nos muestra que cuando los humanos ponen algo dañino en el medio ambiente, las plantas pueden absorberlo del suelo durante generaciones”, dijo. Mientras tanto, en su estudio, Kaste llama repetidamente la atención sobre el hecho de que todas las muestras de miel eran seguras para los consumidores.

“El noreste de EEUU recibió una deposición de 137Cs ligeramente más alta que el sureste del país de las pruebas de armas, pero, curiosamente, la miel en el sureste tenía concentraciones más altas de 137Cs. Si bien la miel en el sureste de EEUU era más alta en 137Cs, es segura para consumo humano”, dijo.

Según el profesor, un hallazgo interesante es que las plantas son más propensas a absorber 137c de los suelos del sureste de EEUU debido a las propiedades de la tierra.

“Este proceso es capturado por el análisis de la miel; las abejas traen los contaminantes que están presentes en el néctar de origen vegetal a la colmena y los concentran mientras producen miel”, dijo.
EEUU y la Unión Soviética realizaron pruebas nucleares durante la Guerra Fría como parte de la carrera armamentística.

El país norteamericano llevó a cabo más de 1.000 pruebas nucleares, mientras que los soviéticos realizaron más de 700, según datos oficiales.

La mayoría de las pruebas en EEUU tuvieron lugar en el sitio de prueba del estado de Nevada (centro-oeste) y en las Islas Marshall, así como en Alaska, Nevada, Colorado, Mississippi y Nuevo México.
La Unión Soviética realizó las pruebas en el territorio de la moderna Kazajistán y en Nueva Zembla.

(Sputnik)

Miel radiactiva décadas después de pruebas nucleares muestra cuánto dura la polución

Compartir...
Publicado en Artículos.

Cuba, La Habana. Cuentista, poeta y científico cubano. Investigador del Centro de Investigaciones Pesqueras, doctor en Ciencias en el Uso, Manejo y Preservación de los Recursos, y maestro en Ciencias del Agua.