Precisó que este problema se viene arrastrando desde el año pasado, sin que las autoridades federales hayan implementado alguna estrategia para agilizar este trámite, pese a la necesidad del sector para contar con sus permisos y poder exportar el pulpo.

Precisó que de 15 empresas locales, las cuales representan la exportación del 60% del pulpo que se produce en México a mercados de Europa, sólo cinco fueron certificadas.

Advirtió que de no haber una pronta solución, varias toneladas del producto se verían afectadas.

“Lo que va a pasar es que se va a ralentizar las ventas con posibles pérdidas de venta y pérdidas de ingresos para las empresas. Incluso, empresas que pudieran cerrar por la misma situación por no vender su producto”, explicó.

“Se ha estado buscando desde hace meses una junta con el comisionado nacional y desgraciadamente, no se la logrado. Se platicó con secretario de pesca y él está enterado de la situación”, señaló.

Lamentó que las autoridades de la Cofepris no hayan escuchado las peticiones del sector pesquero en Yucatán, aunque reiteró de una vez buscarán un acercamiento con estas para llegar a un acuerdo sobre este proceso.